ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/07 > Los chiitas divididos entre Teherán y Bagdad

Debates teológicos y políticos en el seno del islam en Oriente Próximo

Los chiitas divididos entre Teherán y Bagdad

Desde la victoria electoral de la coalición iraquí, apadrinada por el gran ayatolá Seyyed Ali Sistani, el 30 de enero de 2005, un fantasma ronda por los palacios, las cancillerías y los medios de comunicación del mundo árabe: el de la medialuna chiita. La separación entre los poderes político y religioso se encuentra en el centro de la discordia de esta rama del islam, cuya enorme diversidad escapa al ojo generalizador occidental.

por Ahmad Salamatian, julio de 2005

Su territorio se extiende desde las cumbres de la cordillera del Líbano hasta las montañas del gran Jurasán en el noreste de Irán, pasando por Mesopotamia, las costas del Golfo Pérsico –especialmente la región este petrolífera de Arabia Saudí– y la meseta iraní. La amenaza chiita surgió en los laboratorios de estudios estratégicos principalmente estadounidenses. Aliado circunstancial o supuesto de los enemigos de antaño, este poder chiita ocupa un lugar en la ya muy poblada galería de enemigos, amenazas y complots que perturban la frondosa imaginación de los habitantes de la región y a los que hay que combatir, repeler y desbaratar.

Sin embargo, incluso una rápida observación de la zona –y especialmente del poder religioso instalado en Teherán– incita al observador a desechar toda generalización precipitada con el fin de percibir mejor la diversidad del chiismo en Oriente Próximo.
Es verdad, por ejemplo, que los chiitas reclamaron una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierAgitación en Oriente Próximo

  • Agitación en Oriente Próximo

  • “Inestabilidad constructiva”

    Walid Charara
    Oriente Próximo está en crisis. Todos los indicadores económicos, sociales y políticos están en alerta roja, y la primavera árabe, tan celebrada por los medios de comunicación, tarda en concretarse.
  • Posible “primavera árabe”

    Gilbert Achcar
    Tras los recientes acontecimientos producidos en el mundo árabe, numerosos analistas se han apresurado a anunciar una primavera democrática y a reconocer los logros de la política de George W. Bush. Sin embargo el último informe del PNUD sobre el mundo árabe, pone de manifiesto que los progresos son ficticios
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Una desconfianza generalizada

    Recuadro: Espero que alguien me escuche...

    Recuadro: ¿La opinión musulmana rechaza la democracia?

  • El origen de la crisis del régimen baazista de Damasco

    Samir Aïta
    El régimen baazista de Damasco, tras 40 años de dominio, sufre una importante conmoción política. Esta crisis, acentuada por la revolución en el vecino Líbano, de donde Siria ha tenido que retirarse, tiene sobre todo causas internas.
  • Naplús, laboratorio de la tercera Intifada

    Benjamin Barthe
    Naplús es una ciudad extraña. Orgullosa, trepidante y devastada en su interior. Cubierta de honores y cicatrices. Desde la elección de Mahmoud Abbas, llamado Abu Mazen, como presidente de la Autoridad Palestina, ha vuelto a una rutina aparente.