ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/07 > El espejismo de la ayuda para el desarrollo

El espejismo de la ayuda para el desarrollo

El 10 de junio de 2005, los ministros de Finanzas del G8 anunciaron a bombo y platillo un leve alivio de la deuda de algunos paí­ses del Sur: 40.000 millones de dólares sobre 2.500.000 millo­nes. El 6 de julio, África y el recalentamiento del planeta estarán en el centro de la próxima cumbre del G8, en Edim­burgo. La ayuda al desarrollo debería también aumentar. Pero estas iniciativas mediáticas esconden la tacañería del Norte respecto del Sur, prescripciones económicas desastrosas y segundas intenciones geoestratégicas.

por Damien Millet y Eric Toussaint, julio de 2005

Varias razones permiten pronosticar para 2005 un aumento importante de la Ayuda Pública para el Desarrollo (APD) destinada a los países del Sur. Primero: en febrero de 2005 los países contribuyentes decidieron aportar 18.000 millones de dólares al Banco Mundial (BM) “con el fin de permitir un crecimiento de por lo menos el 25% del monto de sus donaciones y préstamos”. Segundo: el tsunami que azotó toda la zona del Océano Índico en diciembre de 2004 hizo que afluyera hacia Asia una importante ayuda financiera para la reconstrucción de las zonas costeras devastadas. Tercero: el acuer­do fir­mado en noviembre de 2004 por los países del Club de París prevé una anulación del 80% de la deuda pública de Irak con el Club (un 30% desde el 1 de enero de 2005). Mientras que en 2004, Estados Unidos y sus aliados incluyeron 2.200 millones de dólares de gastos en Irak en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.