ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/07 > La salud convertida en un reto geopolítico

La diligencia interesada de las grandes potencias

La salud convertida en un reto geopolítico

La explicación de que las grandes potencias estén preocupadas por la salud mundial no reside ni en el altruismo ni en la filantropía, sino más bien en sus propios intereses, unas veces relativos a la seguridad, y otras a la economía y a la geopolítica. Sin embargo, Europa podría hacer un mejor uso de los fondos concedidos a las instituciones internacionales. El África subsahariana, donde se concentran los desafíos de las décadas venideras, vuelve a ser prioritaria.

por Dominique Kerouedan, julio de 2013

En el año 2000, ciento noventa y tres Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y veintitrés organizaciones internacionales fijaron ocho “Objetivos de Desarrollo del Milenio” (ODM): alcanzar, en el 2015, “niveles mínimos de progreso” en materia de reducción de la pobreza, el hambre y las desigualdades, y una mejora en el acceso a la salud, al agua potable así como a la educación.

Desde el inicio, la entonces directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Gro Harlem Brundtland, identificó una prioridad: conseguir financiación a la altura del desafío. Y le confió a Jeffrey Sachs, asesor especial del Secretario General de la ONU, Kofi Annan, la comisión “Macroeconomía y salud”, dirigida a aumentar las inversiones a favor de la ejecución rápida de los ODM de la salud.

Entre 2000 y 2007, los financiamientos mundiales a los países en desarrollo, provenientes de la asociación entre el sector público (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.