ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/03 > La gran estafa del gas de esquisto

¿Transformación energética o eventual episodio financiero?

La gran estafa del gas de esquisto

Energía barata contra contaminación prolongada: en Estados Unidos, el dilema relativo a la explotación de gas y petróleo de esquisto no ha atormentado ni a la industria ni a los poderes públicos. En menos de una década, estos nuevos recursos habrían encauzado a Estados Unidos en el camino correcto del crecimiento, estimulado el empleo y reestablecido la competitividad. ¿Y si esta “revolución” no fuera sino una burbuja especulativa a punto de estallar?

por Nafeez Mossadeq Ahmed, marzo de 2013

De creer en los grandes titulares de la prensa estadounidense que predicen un boom económico gracias a la “revolución” de los gases y petróleos de esquisto, en poco tiempo el país se va a estar bañando en oro negro. El informe 2012 “Perspectivas energéticas mundiales” de la Agencia Internacional de Energía (AIE) anuncia en efecto que para el año 2017 Estados Unidos le va a arrebatar a Arabia Saudita el puesto de primer productor mundial de petróleo y va a acceder a una “cuasi autosuficiencia” en materia energética. Según la AIE, el alza programada de la producción de hidrocarburos, que pasaría de 84 millones de barriles/día en 2011 a 97 en 2035, estaría proviniendo “completamente de gases naturales líquidos y de recursos no convencionales” –esencialmente gas y aceite de esquisto–, mientras que la producción convencional empezaría a caer a partir de… 2013.

Extraídos mediante fracturación hidráulica (inyección a presión de una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.