ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/05 > La fábrica de los indeseables

La fábrica de los indeseables

por Michel Agier, mayo de 2017

Campos de refugiados o de desplazados, campamentos de migrantes, zonas de espera para personas cuya solicitud de residencia en el país está siendo estudiada, campos de tránsito, centros de internamiento de extranjeros (CIE), centros de identificación y de expulsión, pasos fronterizos, centros de acogida de solicitantes de asilo, “guetos”, “junglas”, “puntos críticos”... Estas palabras ocupan la actualidad de todos los países desde finales de los años 1990. Los campamentos no solo son lugares donde millones de personas viven su día a día, sino que, además, pasan a ser uno de los principales componentes de la “sociedad mundial”, una de las formas de gobierno del mundo: una manera de gestionar lo indeseable.

El fenómeno de la creación de campamentos, producto del desajuste internacional ocurrido tras el final de la Guerra Fría, ha adquirido unas proporciones considerables en el siglo XXI, en un contexto de importantes alteraciones políticas, ecológicas y económicas. Con este (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierUn mundo de campamentos

El planeta cuenta hoy en día con sesenta y cinco millones de refugiados y de desplazados. A falta de políticas de acogida, muchos de ellos se ven obligados a vivir en campamentos.
  • Los refugiados son un buen negocio

    Nicolas Autheman
    Los desastres humanitarios no son desastrosos para todo el mundo. En cuanto un campamento abre sus puerta, las empresas se precipitan para aprovechar una “industria de la ayuda” cuyo volumen anual sobrepasa los 25.000 millones de dólares.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: El día a día en Hagadera

    Recuadro: En un abrir y cerrar de ojos

  • Internamiento al estilo francés

    Claude Peschanski y Raphaël Godechot
    Oficialmente, Francia no cuenta con campos de extranjeros. Sin embargo, no faltan lugares de confinamiento y de encierro para solicitantes de asilo y para migrantes en situación irregular.