ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/05 > Los refugiados son un buen negocio

Los refugiados son un buen negocio

Los desastres humanitarios no son desastrosos para todo el mundo. Empresa de auditoría, vendedor de tarjetas de pago o gigante del mobiliario: en cuanto un campamento abre sus puerta, las empresas se precipitan para aprovechar una “industria de la ayuda” cuyo volumen anual sobrepasa los 25.000 millones de dólares.

por Nicolas Autheman, mayo de 2017

Como en todos los salones internacionales, los stands están cargados de carteles con colores vivos, de fotografías provocadoras y de azafatas preparadas para la ocasión. Hombres con trajes entallados intercambian sus tarjetas de visita de forma ostensible. Entre los expositores, amplias maquetas de contenedores bien alineados; ciudades en miniatura en las que reinan el orden y la limpieza. “Puedo enviarle toda la información sobre nuestros campamentos: mineros, petroleros, militares o para refugiados. Como usted prefiera”, anuncia con orgullo Clara Labarta, representante de la sociedad de logística española ARPA, a un hombre que se presenta simplemente como el enviado de un “Gobierno africano”. Detrás de su stand, una gran fotografía de un campamento base que cuenta con diversos tipos de tiendas y de helicópteros. “Trabajamos en primer lugar como proveedores de equipamiento militar para el Ministerio de Defensa español, pero estamos aquí para comprender el mercado humanitario. Se trata de un (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierUn mundo de campamentos

El planeta cuenta hoy en día con sesenta y cinco millones de refugiados y de desplazados. A falta de políticas de acogida, muchos de ellos se ven obligados a vivir en campamentos.
  • La fábrica de los indeseables

    Michel Agier
    Campos de refugiados o de desplazados, centros de internamiento de extranjeros... Estas palabras ocupan la actualidad de todos los países desde finales de los años 1990.
  • Internamiento al estilo francés

    Claude Peschanski y Raphaël Godechot
    Oficialmente, Francia no cuenta con campos de extranjeros. Sin embargo, no faltan lugares de confinamiento y de encierro para solicitantes de asilo y para migrantes en situación irregular.