ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/10 > Freno al nepotismo en Gabón

Violenta represión poselectoral

Freno al nepotismo en Gabón

Francia no reconoció inmediatamente la elección, cuestionada y seguida de motines, del Presidente gabonés el pasado 31 de agosto, contra lo previsto en un escenario bien estructurado desde hace décadas. Independientemente de que Ali Bongo sea confirmado o no para el ejercicio de sus funciones, se trata de un giro importante en la historia de este pequeño país de África central, símbolo de una “Françafrique” que se tambalea.

por Olivier Piot, octubre de 2016

“No se organizan elecciones para perderlas”. Muy conocida por los gaboneses, esta expresión atribuida a Omar Bongo, quien dirigió el país de 1967 a 2009, resuena con una intensidad muy particular en Libreville. La crisis poselectoral que comenzó el 31 de agosto de 2016 aparece como una réplica casi perfecta de las que se desencadenan en Gabón de forma regular desde 1990, fecha de la instauración del multipartidismo. Con una diferencia de envergadura: esta vez, la Unión Europea, Francia y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hicieron, de entrada, un llamamiento para el respeto de la “transparencia” de los resultados, alejándose así del silencio que se impuso en gran medida durante las elecciones de 2009. En aquel momento, la candente sucesión de Omar Bongo, decano de los jefes de Estado africanos y gran amigo de Francia, estaba a la orden del día. El anuncio de la victoria de Ali (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

A Olivier Piot, que viajó a Gabón para realizar un reportaje con todos los permisos y visados necesarios, se le denegó la entrada al país sin contemplaciones a su llegada al aeropuerto de Libreville el 9 de septiembre.