ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/10 > Los muertos nunca mueren

Literatura

Los muertos nunca mueren

por José de María Romero Barea, octubre de 2016

En las últimas décadas, la fama del escritor argentino Julio Cortázar parece haber cedido algo de terreno frente a la de su paisano y coetáneo Jorge Luis Borges. Tal vez porque al lector común le gusta lo políticamente correcto. Tal vez solo por eso; y se sabe que Cortázar incurrió, sobre todo en los últimos años, en una serie de faltas, todas ellas contra el pensamiento único. Se le puede afear todo menos su compromiso político, eso sí, a favor de una causa perdida. Aun así, sigue atrayendo a multitud de escritores con un alto grado de angustia estética: los que gustamos de los retorcimientos y pasajes incompletos de Kafka; los que disfrutamos las endechas de Beckett contra su propio encanto y elocuencia.

Experiencias, ideas, accidentes

Podría decirse que Cortázar sigue siendo la forma más romántica de dar respuesta a lo antiromántico. Apenas 30 años de su muerte en París y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMd en español