ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/12 > “Francia gesticula… pero no dice nada”

Punto muerto militarista y moralizante

“Francia gesticula… pero no dice nada”

Irán, Siria, Rusia, Gaza: la diplomacia francesa parece haberse situado a remolque de los neoconservadores estadounidenses. Con una reacción desordenada a los acontecimientos más mediatizados, Francia responde con intervenciones armadas y lecciones de moral. Dominique de Villepin, quien inspira la oposición de Francia a la guerra de Irak, rechaza esta orientación general y sugiere un cambio de rumbo.

por Dominique de Villepin, diciembre de 2014

Francia no se siente bien consigo misma. Está tentada de desviarse de la política exterior de independencia, influencia y equilibrio encarnada por el gaullismo, a favor de la afirmación progresiva de una línea militarista, moralizante y occidentalista.

Militarista, no tanto porque Francia multiplique las intervenciones –Libia, Malí, República Centroafricana o Irak–, dado que el primer movimiento puede ser legítimo, sino sobre todo porque las sitúa en primera línea, a veces la única, sin una estrategia real. Con demasiada frecuencia, durante algunas horas, la certeza de la impotencia deja paso, con una extraña unanimidad, a la ilusión de la victoria. Con el escándalo de imágenes intolerables, la lógica mediática sustituye el espectáculo de la guerra.

La justificación es la moral. El arsenal de respuestas a las crisis se reduce al tríptico condena, sanción, exclusión. La moral llena el vacío dejado por la diplomacia, fragilizada en el régimen democrático por la dificultad de aceptar (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.