ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/08 > En tiempos de la Yugoslavia anticolonialista

La influencia de un país no alineado

En tiempos de la Yugoslavia anticolonialista

La desintegración de Yugoslavia hizo olvidar que este país había desempeñado un importante papel en las relaciones internacionales. En la época de las grandes luchas de liberación nacional, les proporcionó su respaldo, particularmente en África. Por aquel entonces, la Unión Soviética se mostraba más prudente, preocupada por preservar sus relaciones con Estados Unidos y con las antiguas potencias coloniales.

por Jean-Arnault Dérens, agosto de 2018

Algunas imágenes pueden despertar la nostalgia por tiempos pasados: las de los dirigentes del Movimiento de Países No Alineados intentando sentar las bases de un nuevo orden mundial o también las del mariscal Josip Broz Tito (1892-1980), presidente de la República Socialista Federativa de Yugoslavia (RSFY), con su uniforme blanco de gala recibiendo en su villa en una de las islas del archipiélago de Brioni, en el norte del Adriático, a los dirigentes de los países recién descolonizados o de los movimientos de liberación de África y de Asia.

Para Yugoslavia, apartada de un bloque socialista estrechamente controlado por Moscú tras la ruptura de 1948, el apoyo a las luchas anticoloniales fue un medio para imponer su presencia en la escena internacional y para jugar en el patio de los mayores. Mientras que la Unión Soviética y el Partido Comunista Francés consideraban con la mayor cautela los atentados del Día de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.