ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/04 > El nacional-conservadurismo se afianza en la sociedad húngara

Rechazo del FMI y austeridad, el cóctel explosivo de Viktor Orbán

El nacional-conservadurismo se afianza en la sociedad húngara

Plantando cara al Fondo Monetario Internacional y a grupos privados extranjeros, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, afianza una amplia popularidad de cara a las elecciones del 6 de abril. Sus posiciones nacionalistas se muestran compatibles con las de una extrema derecha islamófila. Su inconformismo económico mezclado con un conservadurismo social resulta útil a toda una nueva generación de empresarios cercanos al poder.

por Corentin Léotard, abril de 2014

El primer ministro Viktor Orbán, escoltado por soldados, movilizó a miles de simpatizantes con ocasión del aniversario del levantamiento de 1956 contra el Ejército Rojo, el 23 de octubre pasado en la plaza de los Héroes de Budapest: “El combate de los húngaros por la libertad tuvo sus héroes, pero también sus traidores. Todas nuestras guerras de independencia fueron desarticuladas desde el extranjero. Sabemos que siempre hubo personas que ayudaron a nuestros enemigos. (…) Los comunistas vendieron Hungría y el pueblo húngaro a los financieros y especuladores internacionales. Sabemos que todavía están dispuestos a vender Hungría a los colonizadores. (…) Vemos que se organizan de nuevo, que se unen de nuevo a los extranjeros contra nosotros, que siembran de nuevo la semilla del odio, de la discordia y de la violencia. (…) Debemos poner nuestras tropas en pie de guerra, como lo hicimos en 2010. Vamos a terminar lo que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.