ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/04 > Una extrema derecha que no aborrece el islam

Rechazo del FMI y austeridad, el cóctel explosivo de Viktor Orbán

Una extrema derecha que no aborrece el islam

por Corentin Léotard, abril de 2014

Presidente del Movimiento por una Hungría Mejor, el Jobbik, Gábor Vona, de 35 años, usa a veces una kufiya palestina alrededor del cuello –una manera de vestir poco común para el dirigente de un partido calificado de extrema derecha–. Así lo hizo en noviembre de 2012, en Budapest, durante una manifestación contra una operación militar israelí en la Franja de Gaza. Vona había presentado en el Parlamento una resolución que denunciaba el “genocidio de Gaza”. El diputado encargado de las relaciones internacionales del partido, por otra parte vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento, Márton Gyöngyösi, consideraba entonces que “con la humillación cotidiana del pueblo palestino, Israel aviva el recuerdo de los periodos más oscuros de la historia”. Algunos días más tarde, exhortaba al Gobierno de Hungría a romper con el Estado hebreo y a establecer, además, una lista de los diputados y de los miembros judíos del (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.