ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/04 > Los centros de salud o la desacreditación de un símbolo

Hacia el “hospital-empresa”

Los centros de salud o la desacreditación de un símbolo

Tiempo, trabajo colectivo y medios: tres bazas que marcaban la diferencia de los centros de salud, creados para ofrecer una medicina de calidad para todos. ¿Se les pueden imponer, por tanto, objetivos puramente contables sin subvertir el proyecto inicial? Su personal rechaza la idea.

por Paty Frechani-Maujore, abril de 2014

Una boca abierta. Dos maneras de tratar las piezas dentales: por un lado, la de Dupond, dentista que ejerce como profesional liberal y que, por tanto, cobra por cada intervención. Como reemplazar aporta más que curar, Dupond prefiere las prótesis a los tratamientos llamados de “conservación”.

Por el otro, la de Durand, dentista asalariado de un centro municipal de salud (CMS). Como su retribución no fluctúa en función de su rendimiento por hora, él decide los tratamientos que aplica sin temor a los fruncimientos de ceño de su contable (que no tiene).

Durand gana de dos a tres veces menos que su colega liberal, unos 3.500 euros netos mensuales. Pero no es eso lo que le preocupa. Su problema es no saber cuánto tiempo más podrá seguir practicando su profesión en esas condiciones: un siglo después de su aparición, los centros de salud, en general municipales, están en el banquillo de los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.