ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/04 > ¿Cómo desmantelar un reactor atómico?

Una antropóloga en una central nuclear

¿Cómo desmantelar un reactor atómico?

Diez años de construcción, treinta años de desmantelamiento. Entre ambos, el supergenerador más grande del mundo habrá tenido una vida útil de once años. La historia del Superphénix, emblema de la energía nuclear a la francesa, está lejos de haber terminado, mientras Francia reactiva el sector y técnicos e ingenieros trabajan en la limpieza de la central nuclearde Creys-Malville.

por Christine Bergé, abril de 2011

Al llegar por la carretera a Creys-Malville, se percibe de inmediato el imponente edificio del reactor cuya masa de hormigón se eleva a ochenta metros de altura. Instalado en un recodo del Ródano, en medio de los campos y bosques de Isère, Superphénix es aún escenario de una intensa actividad. Desde que se anunciara su desmantelamiento, hace más de diez años, cuatrocientas personas realizan allí operaciones delicadas, desactivando una a una las funciones vitales del reactor con el propósito de desarmarlo definitivamente. Se prevé que la obra dure unos veinte años más. “Un volcán en las puertas de Lyon”, según las palabras del filósofo Lanza del Vasto, el mayor supergenerador del mundo, cuyo cierre fue decretado por Lionel Jospin el 19 de junio de 1997, concita aún toda la atención de los ingenieros de la Comisión de la Energía Atómica (CEA) de Francia.

Superphénix ha sido emblemático en más de un (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.