ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/08 > Censo altamente peligroso en los Balcanes

De la ‘limpieza étnica’ a la guerra de cifras

Censo altamente peligroso en los Balcanes

En los Balcanes, contar los habitantes de un país no es en absoluto una banal operación estadística. Puesto que hacer el cómputo de las poblaciones equivale a medir las relaciones de fuerza, los censos están en el corazón de todos los conflictos políticos. Tanto su utilización como sus resultados traslucen una radiografía de las identidades y los antagonismos, pero asimismo las esperanzas de una región convaleciente.

por Jean-Arnault Dérens, agosto de 2013

El periodista Boris Dezulovic cuenta un chiste que circula por Bosnia-Herzegovina. El pequeño Ivica sacó un diez en geografía. La maestra preguntó si alguien sabía la cantidad de habitantes del país. Silencio total en el aula. Sólo Ivica levantó la mano con impaciencia: “¡Yo lo sé, yo lo sé!”. “¿Cuántos?”, preguntó la maestra. “No sé”, respondió el alumno, exultante. “¡Muy bien –exclamó la docente–, es la respuesta correcta! ¿Cómo lo sabías?”.

Por iniciativa de la Unión Europea, en el otoño de 2011 se organizó una campaña de censo en todos los países de la región. Pero las operaciones fueron interrumpidas en Macedonia, postergadas en Bosnia (ver recuadro). Y, allí donde se llevaron a cabo, los resultados fueron objeto de fuertes cuestionamientos.

En Bosnia-Herzegovina, el primer recuento de la población desde la guerra debería realizarse finalmente, con dos años de demora, el próximo otoño. Lamentablemente, la organización, realizada en estrecha colaboración con la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.