ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/08 > El marketing sonoro invade las ciudades

Proceso artístico, estrategia comercial o voluntad de control

El marketing sonoro invade las ciudades

“¡Elija el ambiente musical de su estación!” Esta invitación lanzada en mayo por la compañía de ferrocarriles francesa SNCF a los usuarios de las líneas de Ile-de-France ocultaba unas intenciones menos inocentes de lo que parece: los conciertos de Mozart o los nocturnos de Chopin estaban dirigidos a alejar a los jóvenes y a las personas sin hogar. Todavía incipiente, el modelado del universo sonoro de las ciudades suscita un sinfín de iniciativas… y de preguntas.

por Juliette Volcler, agosto de 2013

“Hace treinta años, en Francia, había un altavoz por cada individuo: su radiocasette. Si hoy contáramos el número de altavoces que tiene a disposición cada persona, encontraríamos decenas. Estamos ante una proliferación y diversificación, donde el altavoz toma otras apariencias: no sólo se trata de los bafles situados a cada lado del equipo de audio; son también objetos integrados en la vida cotidiana: cascos, timbres, pequeños sistemas de voz, teléfonos móviles”. En tiempos de ciudades inteligentes y de realidad aumentada, la tendencia que menciona el diseñador de sonido Roland Cahen no da señales de decaer: la tecnología trabaja para dotar de lenguaje, música, alertas o decoraciones auditivas a múltiples materiales hasta hoy mudos o simplemente ruidosos.

La ciudad es uno de esos materiales. Es objeto de un modelado acústico, sin demasiado acuerdo por el momento por parte de instituciones, industrias, publicistas, asociaciones o laboratorios. Lentamente, se va desarrollando una cartografía sonora, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.