ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/01 > Carlos Velo, el cine como grito

Encuentros con genios de las artes

Carlos Velo, el cine como grito

Periodista y escritor, Ramón Chao es autor de varias novelas inolvidables (El lago de Como, La pasión de Carolina Otero, Las travesías de Luis Gontán). Fue también, en París donde reside, director de Radio France Internationale y corresponsal del semanario Triunfo. A lo largo de esas experiencias conoció a numerosos creadores. En una serie de textos que estamos publicando desde hace más de un año, Ramón Chao va recordando cada mes para nuestros lectores algunos de sus encuentros con genios como el cineasta Carlos Velo (1909-1988), de quien nos habla esta vez.

por Ramón Chao, enero de 2014

Los caminos de la vida son inextricables; uno ignora dónde se mete y desconoce en qué mundo irrumpirá. El caso del biólogo gallego Carlos Velo es ejemplar. Un buen día, el director del Museo de Ciencias Naturales de Madrid donde trabajaba, le llama para rogarle que le resuelva un compromiso que tiene con su amigo Luis Buñuel: enviarle a París unas hormigas para la película que estaba filmando. No es que en Francia escaseen los insectos, pero a Buñuel las hormigas francesas se le antojaban muy lentas. Quería hormigas rojas del Guadarrama, más veloces y excitables. Carlos Velo consiguió una colonia de Formicas del grupo rufa en la Sierra, y su jefe se las remitió a su amigo de París. Esos bichos se volvieron famosos: pueden verse en el cortometraje surrealista Un Perro andaluz, realizado por Luis Buñuel y Salvador Dalí en 1928.

Tras la peripecia entomológica, Carlos Velo abandonó la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español

Artículo anterior

Partituras (ex) yugoslavas

Artículo siguiente

Tiempo de revueltas