ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/01 > Una directiva antisocial que debería haberse derogado

Otra Europa es posible

Una directiva antisocial que debería haberse derogado

por Bernard Cassen, enero de 2014

Con motivo de cada una de las cuatro elecciones en el Parlamento Europeo posteriores al tratado de Maastricht (1992), los candidatos de los partidos socialistas y socialdemócratas habían prometido, con la mano en el corazón, que, esta vez, la Unión Europea (UE) sería al fin “social”. Nadie duda que este canto de sirenas se volverá a escuchar de aquí al escrutinio del próximo 25 de mayo.

Sería inexacto decir que la UE no se ha preocupado por las cuestiones sociales. El problema es que lo ha hecho a su manera, dentro de la lógica de tratados ultraliberales, mediante medidas que subordinan los derechos de los trabajadores a los imperativos de la competencia y de las “libertades” –llamadas “fundamentales”– de circulación del capital, de los bienes, de los servicios y de las personas (o sea, de la mano de obra). A este respecto, la directiva sobre los trabajadores “desplazados” es un caso (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español