ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/01 > Tiempo de revueltas

Tiempo de revueltas

En marzo y en mayo, las elecciones municipales y las europeas, respectivamente, permitirán medir la popularidad de los socialistas franceses, dos años después de la elección de François Hollande para el Elíseo. El veredicto se prevé severo, dado que la situación del país se ha degradado y el poder carece de ambición.

por Serge Halimi, enero de 2014

A primera vista, el contraste es absoluto. En Alemania, las dos principales formaciones políticas, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y el Partido Social Demócrata (SPD), acaban de repartirse los ministerios tras haberse enfrentado (cordialmente) ante el electorado. En Francia, derecha e izquierda se agravian hasta el punto de hacer creer que se oponen en casi todo: la fiscalidad, la protección social, la política de inmigración.

Sin embargo, mientras se va precisando la perspectiva de uno de esos partidos-revancha para el Elíseo –cuya puesta en escena ya está siendo preparada por los medios de comunicación–, Nicolas Sarkozy y François Hollande podrían inspirarse en la franqueza de Angela Merkel y Sigmar Gabriel. Y juntos formar un Gobierno que, salvo algunos detalles, mantendría las orientaciones generales adoptadas en los últimos treinta años.

En 2006, en un libro titulado Devoirs de vérité (“Deberes de verdad”), Hollande admitió la convergencia entre los socialistas y la derecha liberal (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.