ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/04 > Carlos Slim, una fortuna de Estado

Cómo llegar a millonario en cuatro lecciones

Carlos Slim, una fortuna de Estado

Carlos Slim ha atesorado durante años el título de hombre más rico del mundo, para después retroceder al segundo lugar. Como hombre de corazón, este hijo de “pequeño comerciante” no duda en proclamar que “la mejor inversión posible es la de reducir la pobreza”. Este altruismo le sirve para esquivar el meollo del asunto: gracias a contactos políticos es como amasó su fortuna al aprovecharse de la crisis financiera mexicana de los años ochenta, así como de privatizaciones que resultaron muy ventajosas para él.

por Renaud Lambert, abril de 2008

Al leer la gran mayoría de los artículos sobre el mexicano Carlos Slim que inundaron la prensa después de que apareciera en el primer puesto de las fortunas del planeta, su tren de vida parecería más cercano al del mexicano medio, que al de un miembro de la jet set por el que “sólo siente desprecio”. “No hay ‘despilfarro’ escandaloso en este apasionado del béisbol que no usa ordenador, escapa de las cenas mundanas, prefiere los ajíes al caviar, y que durante mucho tiempo condujo él mismo su automóvil”. Todo en él indicaría pues “austeridad”, e incluso “humildad”. Todo... salvo las cifras.

Según la revista Forbes, en el verano de 2007 la fortuna de Slim ascendía a 59.000 millones de dólares. Para Sentido Común, un sitio Internet mexicano de información económica, Forbes estaría equivocada, ya que el también llamado “Rey Midas” habría aprovechado un buen momento en la bolsa para superar (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

En este número

Todo el sumario