ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/09 > Acuerdo insólito sobre la prostitución

La izquierda radical francesa se deja seducir por la legalización

Acuerdo insólito sobre la prostitución

El Senado francés ha sustituido, en el pasado mes de julio, la “medida estrella” del proyecto de ley “reforzando la lucha contra el sistema de la prostitución”: la penalización de los clientes. Pero pase lo que pase con esta disposición, los debates suscitados habrán revelado el éxito de una nueva forma de considerar la prostitución: como un desafío de luchas sindicales y de “libertad” más que como una cuestión feminista.

por Mona Chollet, septiembre de 2014

Como señala la periodista sueca Kajsa Ekis Ekman, el discurso a favor de la legalización de la prostitución tiene reservado un argumento para cada corriente de opinión. A los socialistas, se les dice que la prostituta es “una trabajadora que se organizará en un sindicato”. A los liberales, “se les asegura que es un tema de libertad de decisión y que la prostituta no es más que una empresaria del sexo”. A las feministas, se les dice que las mujeres deben tener la posibilidad de “disponer de su cuerpo”. “Mi cuerpo me pertenece”: ese eslogan adquiere hoy un sentido muy distinto al que asumía en las manifestaciones de la década de 1970. En febrero de 2014, en protesta contra el anteproyecto de la ley del derecho al aborto, cientos de españolas fueron al Registro Mercantil de Bienes Muebles de su ciudad a solicitar la titularidad de su cuerpo como bien. (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.