ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/11 > Acabar con las luchas defensivas

Tres derechos por conquistar

Acabar con las luchas defensivas

Las conquistas sociales de estos dos últimos siglos presentan en todas partes la misma limitación: aunque en principio los pueblos deciden sobre su destino político, la economía no es una cuestión de la soberanía popular. Cabe preguntarse si remediar esta hemiplejia no implicaría un cambio de perspectiva para los progresistas, es decir, no solo oponerse a las reformas, sino promover otro modelo.

por Bernard Friot, noviembre de 2017

Las batallas llevadas a cabo desde hace décadas por las fuerzas de la reforma liberal han consistido principalmente en privar a la clase obrera de lo que constituye su unidad más allá de las profesiones, los orígenes sociales, el género o las culturas: el estatus de productor. Lo que, fundamentalmente, une al calderero y a la reportera gráfica, al ingeniero y al trabajador de una cadena de montaje, a la panadera y al maestro es la facultad de responder con un “nosotros” a la pregunta “¿quién produce la riqueza?”.

Contra este núcleo de la conciencia de clase, la burguesía dirige desde los años 1970 una doble ofensiva. Primero ideológica: se trata de hacer olvidar cómo, en 1946, el movimiento obrero francés impuso, con el sistema general de la Seguridad Social y el estatuto de los electricistas-gasistas, las bases de un cambio en el modo de producción. Ya que, a partir de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Este texto sintetiza las ideas expuestas en su último libro, Vaincre Macron, La Dispute, París, 2017.