ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/11 > La esperanza de una unidad árabe aún sigue viva

Urgencia económica, atolladero ideológico

La esperanza de una unidad árabe aún sigue viva

Sin pretender revivir el proyecto panarabista, los Estados del Mashreq y del Magreb pueden superar sus divisiones políticas apostando por más cooperación económica y social. Semejante acercamiento, que depende de una mayor democratización de los regímenes en el poder, contribuiría a reforzar el dinamismo de una región aún presa de importantes problemas de desarrollo.

por Hicham Alaoui, noviembre de 2017

¿Sigue siendo concebible la unidad árabe en una época y en un espacio marcados por una fragmentación y una conflictividad sin precedentes? El ideal de una misma nación, que nació en su forma moderna a principios del siglo XX, puede parecer más quimérico que nunca. No obstante, continúa alimentando numerosos esfuerzos para estrechar la cooperación entre los Estados de la región. A pesar de que el viejo sueño del panarabismo se ha desvanecido, lograr una mayor integración económica y política sigue siendo un objetivo decisivo para todos los pueblos de la región, ya sean árabes o no.

En efecto, la mayoría de los países concernidos solo podrán superar su debilidad estructural reforzando sus vínculos vecinales. Las diferencias entre ellos son enormes. En el plano demográfico, una nación como Egipto, con sus cerca de cien millones de habitantes, supera con creces a un pequeño reino como Bahréin, cuya cifra de habitantes es (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.