ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/11 > Cuando la violación deja de ser un crimen

Una consecuencia inesperada de las restricciones presupuestarias en Francia

Cuando la violación deja de ser un crimen

En Francia, entre el 60% y el 80% de casos de violación objeto de actuaciones judiciales no son examinados por tribunales de lo penal, donde se juzgan los crímenes, sino por tribunales correccionales, considerados como delitos de menor gravedad. Una práctica necesaria para luchar contra la saturación de los tribunales de lo penal según el Ministerio de Justicia, pero que no deja de repercutir en las víctimas y en el tratamiento de las reincidencias.

por Sophie Boutboul, noviembre de 2017

Cada año en Francia, 84.000 mujeres y 14.000 hombres afirman haber sido víctimas de violación o de intento de violación en las investigaciones sobre victimización. Sin embargo, los tribunales de lo penal solo pronuncian unas 1.500 condenas por este crimen definido por el Código Penal francés como “todo acto de penetración sexual, con independencia de su naturaleza, perpetrado contra otra persona con violencia, coacción, amenaza o sorpresa” y punible con quince años de prisión (veinte años si la víctima tiene menos de 15 años).

Estas cifras traducen los obstáculos que jalonan el recorrido de una víctima: la presión que ejerce el violador sobre la víctima para silenciarla; el rechazo de la Policía a registrar las denuncias con pretextos a menudo ilegales, como la ausencia de un parte médico o que no es el lugar correcto para presentar la denuncia, según el Collectif Féministe contre le Viol. Así, las fuerzas del orden (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.