ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/02 > Una “revolución fuera de la revolución” en Bolivia

Enfrentamientos acerca de la nueva Constitución

Una “revolución fuera de la revolución” en Bolivia

Dos años después de su llegada al poder, Evo Morales sufre el acoso de las fuerzas conservadoras, y Bolivia continúa en un estado de profunda división. La aprobación de una nueva Constitución por la Asamblea Constituyente, sin la presencia de la oposición, que la ha tachado de ilegal, constituye uno de los factores de esta polarización. Además el Jefe de Estado se enfrenta a la declaración unilateral de autonomía por parte de los gobernadores de las regiones prósperas de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando.

por Franck Poupeau y Hervé Do Alto, febrero de 2008

Aunque en el mundo de la izquierda internacionalista resulta de buen tono querer “cambiar el mundo sin tomar el poder”, citando el título del famoso libro de John Holloway, Bolivia ha elegido otra vía. Al término del ciclo 1999-2005, que fue particularmente conflictivo, Evo Morales –el “primer presidente indígena” de América– llegó al poder y se dedica a transformar la sociedad de su país. Elegido el 18 de diciembre de 2005 en primera vuelta con el 53,72% de los votos, prometió defender los derechos de la población indígena –oprimida desde la colonización–, terminar con veinte años de políticas liberales e implementar la “agenda de octubre” (un conjunto de reivindicaciones que cristalizaron en octubre de 2003, en torno a la demanda de nacionalización de los hidrocarburos y de la refundación del Estado mediante una nueva Constitución).

Desde que asumió el poder, el Gobierno ha manejado los aspectos económicos con pragmatismo. Ha negociado (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Lo expresado en este artículo sólo compromete a sus autores y de ninguna manera a las instituciones a las que pertenecen.