ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/02 > Una Europa que disfraza su apariencia

Otra Europa es posible

Una Europa que disfraza su apariencia

por Bernard Cassen, febrero de 2008

Se podría afirmar que si la Unión Europea (UE) fuera candidata a la Unión Europea, sería rechazada porque no cumpliría los criterios democráticos que se han exigido a los nuevos Estados miembro. En particular, esto se debe a los enormes poderes de los que gozan sus instituciones, que quedan fuera del control de los electores –la Comisión, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y el Banco Central Europeo–, y asimismo a la confusión entre los poderes ejecutivo y legislativo que encarna el Consejo. La mayoría de los ciudadanos apenas entiende esta compleja arquitectura, lo cual les ha llevado a percibirla como una entidad ajena, más amenazadora que protectora.

Este sentimiento se confirma al constatar las políticas nacionales que se han llevado a cabo “en nombre de Europa” –en realidad en nombre del neoliberalismo– y las cuales se traducen en la mayor parte de los casos en retrocesos en el (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMd edición española