ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/09 > “The Economist”, el semanario de las clases dominantes

Desde 1843, un semanal británico a la vanguardia de la lucha por el libre comercio

“The Economist”, el semanario de las clases dominantes

¿Qué tienen en común el apoyo a la guerra de Irak y a la legalización de las drogas, la condena de WikiLeaks y la del “Leviatán estatal”, la celebración del liberalismo y el llamamiento al rescate de los bancos? Todas estas posiciones han sido defendidas por una misma publicación: The Economist, que, cada semana, ofrece un espejo agradable para las clases dominantes.

por Alexander Zevin, septiembre de 2012

Paralizada por la continua reducción de sus ventas, sus suscriptores y sus ingresos publicitarios, la prensa escrita atraviesa un periodo de crisis al cual los beneficios de internet no han aportado el remedio esperado. The Economist es una excepción. A pesar de la reciente caída de sus ventas, el semanario británico sigue mostrando una salud radiante, sobre todo en Estados Unidos, donde actualmente se concentra la mayoría de sus lectores.

Semejante éxito intriga. La National Public Radio (NPR) estadounidense se preguntaba en 2006 cómo un semanario con un “nombre soporífero” y un “contenido a veces esotérico” había logrado ganar un 13% más de lectores con respecto al año anterior. Más recientemente, el anuncio de su tirada para 2010 –un millón cuatrocientos veinte mil ejemplares por número, 820.000 de ellos en Estados Unidos, donde las ventas se multiplicaron por diez desde 1982– dio lugar a una nueva descarga de comentarios envidiosos.

Para The (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.