ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/04 > Tata, una saga india

Viaje al interior de una multinacional paternalista

Tata, una saga india

La historia de Tata va ligada a la de la India moderna. Tras haber adoptado durante el último siglo una gestión paternalista, el grupo industrial indio afronta el futuro con la implantación de reestructuraciones y reducciones salariales: todo un signo del clima de liberalización económica que vive la India.

por Jyotsna Saksena, abril de 2015

“Valores más fuertes que el acero”, este eslogan del mayor complejo siderúrgico indio, Tata Steel, destaca la singularidad del grupo, primer conglomerado privado del país. Los valores en cuestión –confianza, fiabilidad, responsabilidad social– le hacen eco a los principios dictados por su creador, Jamsetji Nasarwanji Tata (aunque se refieren a él con frecuencia simplemente como Jamsetji).

En la India, todo el mundo conoce la leyenda de la familia Tata, fundadora de un imperio que interviene en casi todos los campos de la vida: del agroalimentario a la informática pasando por el acero, la química, la energía, el automóvil, los cosméticos. Imposible en la India escapar de los productos fabricados por el grupo. Para la población, Tata sigue estando asociada con la construcción nacional: se confunde con la evolución del país y con su destino económico desde finales del siglo XIX.

Su historia empezó en 1868, cuando Jamsetji se lanzó al sector textil (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.