ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/06 > Salida sin gloria de Anthony Blair

El “nuevo laborismo”, reencarnación del thatcherismo

Salida sin gloria de Anthony Blair

Anthony Blair, antes de abandonar el 10 de Downing Street el próximo 27 de junio, se ha apresurado a exhibirse con el presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy. Lo que da a entender el sentido de la utilización de la palabra “izquierda” para caracterizar el “blairismo”. De los diez años en el poder del primer ministro saliente, la historia retendrá sobre todo su compromiso incondicional con Washington, que ha conducido al desastre iraquí, y su rechazo a romper con sus predecesores conservadores, notablemente con Margaret Thatcher.

por Richard Gott, junio de 2007

El 17 de julio de 2006, en la cumbre del G8 celebrada en San Petersburgo durante la primera semana de la agresión israelí contra el Líbano, una cámara de televisión indiscreta pudo captar un diálogo inopinado entre Anthony Blair y George W. Bush. El presidente de Estados Unidos charlaba por encima de su hombro con su principal aliado europeo, preguntándole con negligencia: “¡Eh! Blair, ¿tus cosas bien?”.

La breve conversación que siguió no revestía ningún interés particular, pero los medios de comunicación registraron inmediatamente la total falta de interés de Bush por lo concerniente del primer ministro británico: “Blair aparece menos como el jefe de un Gobierno soberano que como un colaborador de Bush que espera –en vano– el visto bueno de su patrón”, comentó The Guardian. Si antes Blair podía imaginarse que mantenía una provechosa “relación especial” con el presidente estadounidense –desde hace mucho tiempo sus adversarios lo trataban de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.