ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/11 > “Restaurantes elegantes y chabolas crecen como champiñones en (...)

“Restaurantes elegantes y chabolas crecen como champiñones en Dakar”

Atascos interminables, altísimos edificios creciendo deprisa y corriendo, especulación inmobiliaria… Dakar se transforma a gran velocidad. La capital de Senegal, que a finales de noviembre albergará la Cumbre de la francofonía, se convierte en una gran metrópolis. Con sus zonas de sombras.

por Sabine Cessou, noviembre de 2014

“Dakar ha cambiado tanto que la ciudad está irreconocible”. Modou Lo, un “llegado de Italia”, como lo llaman en su casa, no había pisado Senegal desde hacía doce años. Emigrado a Milán, este técnico de 34 años ha vuelto a casa de sus padres, en una calle no pavimentada del barrio de Guédiawaye, al norte de la capital. Está redescubriendo su ciudad y confiesa haber perdido sus reflejos de boy Dakar, el equivalente local del titi parisino: “Tomé un taxi a la hora punta y estuve dos horas en un atasco. Ya no tengo mis puntos de referencia para tomar el buen camino. Todo ha cambiado… ¡Las casas tienen uno o dos pisos más!”.

Son las 15 horas. En el patio de la casa, Modou Lo prepara los tres vasos rituales de té verde con sus amigos, con la radio de fondo y los balidos de los corderos. El emigrado recibe (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.