ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/07 > Reconciliar la industria y la naturaleza

Dossier: El futuro de la fábrica

Reconciliar la industria y la naturaleza

Los progresistas, preocupados por el desarrollo económico, no siempre han calculado la magnitud del impacto de las actividades humanas en el medio ambiente. Evidente en la actualidad, ¿implicaría la urgencia de proteger el planeta renunciar a los beneficios de la sociedad industrial? No necesariamente, siempre y cuando se cambien algunos de los hábitos de consumo que ha generado.

por Jean Gadrey, julio de 2019

Son muchos los economistas, responsables políticos y sindicalistas que consideran urgente volver a industrializar Europa. En Francia, por ejemplo, entre 1974 y 2017, el peso de la industria en el empleo total –incluyendo la producción de energía y las industrias extractivas, y excluyendo la construcción– ha pasado del 24,4% al 10,3%. El sector servicios, comerciales o no, se situó en el 81% en 2017. La industria no produce más que el 14% del valor añadido, en otras palabras: de la riqueza económica producida cada año. Los alarmistas repiten hasta la saciedad que estamos ante una catástrofe.

¿El caso francés es distinto del resto de países de su entorno? De ningún modo. Según las cifras de la Organización Internacional del Trabajo, que contemplan la totalidad de la industria y de la construcción, Francia sigue siendo más industrial que algunos países que no se podría calificar de burros del sacrosanto crecimiento: países nórdicos, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierEl futuro de la fábrica

La contribución de la industria a la economía se ha reducido a la mitad, a veces a un tercio, en el conjunto de los países ricos desde 1970. Mientras la industria sigue siendo una de las principales fuentes de empleo, su reactivación provoca oposiciones ideológicas, técnicas y medioambientales. ¿Podrá aportar respuestas la ley del mercado por sí (...)
  • Cuando el Sur apostaba por la “burguesía nacional”

    Vivek Chibber
    ¿Le basta al Estado con ayudar a los empresarios nacionales para desarrollar su sector industrial? Durante los años 1960 y 1970, numerosos países optaron por esta estrategia, tropezando en cada ocasión con las mismas dificultades.
  • Ideas establecidas sobre la reactivación

    Laura Raim
    “La industria se ha acabado, llegan los servicios”; “El Estado no debe inmiscuirse”; “La innovación siempre procede del sector privado”; “La competitividad exige reducir el coste laboral”; “El proteccionismo es ineficaz y peligroso”, deconstrucción de cinco prejuicios sobre la reactivación.