ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/07 > Ideas establecidas sobre la reactivación

Dossier: El futuro de la fábrica

Ideas establecidas sobre la reactivación

por Laura Raim, julio de 2019

“La industria se ha acabado, llegan los servicios”

¿De qué sirve oponerse al sentido de la historia? La industria simplemente sigue el camino recorrido por la agricultura antes que ella. Como el desarrollo consistiría en pasar del sector primario al sector secundario y, más tarde, del secundario al terciario, los países del Norte se dirigirían hacia una economía inmaterial, basada en los servicios e impulsada por “empresas sin fábricas” (según la expresión del presidente-director general de Alcatel en 2001, Serge Tchuruk), mientras que la producción industrial –contaminante y laboriosa– se vería deslocalizada, siendo trasladada a países con salarios bajos.

La industria y los servicios no son opuestos: se trata de sectores de actividad imbricados y complementarios. Desde hace veinte años, la externalización de funciones hasta entonces asumidas en el seno de las empresas industriales (restauración, limpieza o incluso contabilidad) explica en parte la disminución del número de puestos de trabajo directos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierEl futuro de la fábrica

La contribución de la industria a la economía se ha reducido a la mitad, a veces a un tercio, en el conjunto de los países ricos desde 1970. Mientras la industria sigue siendo una de las principales fuentes de empleo, su reactivación provoca oposiciones ideológicas, técnicas y medioambientales. ¿Podrá aportar respuestas la ley del mercado por sí (...)
  • Cuando el Sur apostaba por la “burguesía nacional”

    Vivek Chibber
    ¿Le basta al Estado con ayudar a los empresarios nacionales para desarrollar su sector industrial? Durante los años 1960 y 1970, numerosos países optaron por esta estrategia, tropezando en cada ocasión con las mismas dificultades.
  • Reconciliar la industria y la naturaleza

    Jean Gadrey
    Los progresistas, preocupados por el desarrollo económico, no siempre han calculado la magnitud del impacto de las actividades humanas en el medio ambiente. Evidente en la actualidad, ¿implicaría la urgencia de proteger el planeta renunciar a los beneficios de la sociedad industrial? No necesariamente, siempre y cuando se cambien algunos de los hábitos de consumo que ha (...)