ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/12 > Recarbonización de los suelos del mundo, una opción eficaz para enfrentar el (...)

Suplemento realizado por la FAO (Naciones Unidas)

Recarbonización de los suelos del mundo, una opción eficaz para enfrentar el cambio climático

por Ronald Vargas y Rosa Cuevas, diciembre de 2019

Hoy en día existe una gran presión de los diferentes sectores de la sociedad civil que exigen acciones concretas para luchar contra un fenómeno sin precedentes, la aceleración del cambio climático y sus efectos. Miles de jóvenes y ambientalistas salen a las calles a protestar exigiendo acciones claras de los gobiernos en pos de un futuro sostenible para las próximas generaciones.

¿Cuál es el papel del suelo en esto?

El suelo constituye uno de los recursos naturales más importantes del planeta y se encuentra íntimamente ligado a nuestras actividades e incluso nuestra subsistencia como especie depende de él. Por ejemplo, es la base para la alimentación, para la producción de forraje, medicamentos y combustibles, provee de servicios ecosistémicos (secuestro de carbono, ciclo de nutrientes, almacenamiento y filtrado de agua, biodiversidad) y funge de soporte físico para el desarrollo urbano que tiende a aumentar.

Se estima que para el año 2050 seremos más de 9 mil millones de seres humanos que demandaremos alimentos, fibras, combustibles, medicamentos y todo esto deberá ser producido en su mayoría por el suelo, un recurso que se encuentra degradado y en constante amenaza y que su recuperación no es cosa simple. Para formar un centímetro de suelo se requieren de 100 a 1000 años dependiendo de la región. La degradación de la tierra disminuye la capacidad del suelo para proveer servicios ecosistémicos y almacenar carbono, lo cual magnifica amenazas globales como el cambio climático, que se estima tendrá costos altísimos.

Como parte de un proceso natural, un suelo sano contribuye a la mitigación del cambio climático, ya que puede almacenar carbono en sus formas más estables durante miles de años. A esto lo llamamos secuestro de carbono. Por el contrario, un suelo mal manejado y degradado libera carbono a la atmósfera en forma de dióxido de carbono exacerbando el calentamiento global.

A pesar de que el suelo es el principal reservorio de carbono de los ecosistemas y agroecosistemas terrestres, se estima que hemos perdido del 25 a 75% de este carbono, el cual fue liberado a la atmósfera debido a la degradación del suelo. Por tanto, es crucial hacer un buen manejo de los suelos con prácticas sostenibles que retengan este carbono y cuando sea posible lo incrementen.

Según el último informe especial del IPCC sobre Cambio Climático y la Tierra, el aumento del contenido de carbono en el suelo es una de las opciones más rentables para la adaptación y mitigación del cambio climático y para combatir la desertificación, la degradación de la tierra y la inseguridad alimentaria.

La Recarbonización de los suelos del mundo (RECSOIL) ofrece una solución factible para descarbonizar nuestra economía mediante la implementación de prácticas sostenibles de manejo de suelo a gran escala enfocadas en mantener el carbono del suelo y donde exista potencial, aumentarlo. RECSOIL no solo contribuirá a mitigar el cambio climático, sino también a proveer servicios ecosistémicos, mejorar los ingresos de los agricultores al aumentar la productividad del suelo y contribuir a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, acciones alineadas también con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas (ver la figura).

La FAO a través de la Alianza Mundial por el Suelo viene desarrollando los componentes de RECSOIL. Los puntos centrales son: contar con una línea base de carbono orgánico global y otra a nivel predial, contar con un mecanismo de verificación robusto, un sistema de incentivos para que los agricultores puedan adoptar y escalar las buenas prácticas, un proceso de certificación y un sistema de mercado de créditos de carbono compatible.

Ronald Vargas y Rosa Cuevas

Oficiales de Suelo, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)s.

Dossier¿Una oportunidad para salvar el planeta?

Todos los países y todos los habitantes somos responsables del futuro de la Tierra, en especial las nuevas generaciones que heredarán un mundo en estado de coma. Durante la COP25, que se celebrará en Madrid entre el 2 y el 13 de diciembre del 2019, Jefes de Estado y/o Gobiernos se reunirán para adoptar acuerdos y medidas destinadas a mitigar los efectos de la acción humana que son ya evidentes en (...)