ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/07 > Pulso en Honduras

Resistencia frente a los golpistas

Pulso en Honduras

El acercamiento diplomático en curso entre Colombia y Venezuela ha abierto el camino al retorno de Honduras al seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Ante esta perspectiva, el Gobierno de Porfirio Lobo –surgido del golpe de Estado de junio de 2009– aceptó el regreso a su país del expresidente Manuel Zelaya, una de las cuatro reivindicaciones de la resistencia hondureña.

por Maurice Lemoine, julio de 2011

Un escenario de desdicha, trescientas carpas de lona azul se protegen bajo los penachos de un océano de palmas de aceite. Insectos zumbando por todas partes; el aire tiene la consistencia de la lana mojada. En medio de esta pestilencia, el paludismo impera. Hay muchos niños y ancianos. Con la nariz fruncida por un resoplido, una campesina pronuncia un nombre, el de Miguel Facussé. “Es un hombre poderoso que, con su dinero, mueve montañas. Y nosotros le tenemos miedo”.

Don Miguel Facussé: oligarca de Honduras, amo y señor del Bajo Aguán, en la costa caribeña, al noreste del país. El 9 de diciembre de 2009, algunos campesinos ocuparon “sus” tierras; no le pertenecen. Fueron golpeados, expulsados por sus secuaces en diciembre de 2010. Obstinados, ocuparon nuevamente ese lugar, Paso Aguán. Muestran el camino de tierra que, más lejos, atraviesa la plantación del terrateniente. “Ese camino lleva a la carretera y es (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.