ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/07 > El caso Strauss-Kahn y los medios

Anatomía de un debacle

El caso Strauss-Kahn y los medios

África, Asia y, desde ahora, Europa: el Fondo Monetario Internacional (FMI) condiciona imperturbablemente sus préstamos a un programa de privatizaciones y de austeridad. Sin embargo, se dice que el FMI habría cambiado. Bajo la dirección de Strauss-Kahn habría basculado hacia el servicio de los pueblos. Esta campaña de comunicación ilustra la personalización creciente de los desafíos políticos. Una tendencia de doble filo…

por Marie Bénilde, julio de 2011

Si hubiera que encontrarle una virtud al torbellino mediático que provocó la inculpación de Dominique Strauss-Khan en Estados Unidos por intento de violación, agresión sexual y secuestro en mayo pasado, sería la de haber sacado a la luz algunas de las estructuras del sistema informativo francés: la extremada personificación de la política, de la cual los editorialistas deploran los efectos al mismo tiempo que desarrollan las causas; la continuidad entre asesores en comunicación y periodistas en cuanto el “cliente” coincide con la ideología concreta medio mediático; la estrechez de vínculos, siempre denunciados y nunca resueltos, entre prensa y poder. Por último, el affaire revela los reflejos de clase que lleva a los editorialistas encaramados en lo alto de la escala social a conmoverse cuando cae un poderoso –dado que la desdicha de los débiles es demasiado corriente para constituir una “información”–.

La escena fue vista una y otra vez. La mostró (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.