ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > Privados de una vida privada

Los datos personales en el centro de una batalla jurídica

Privados de una vida privada

El “derecho al olvido” en los motores de búsqueda fue aplicado por una resolución, muy comentada del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en mayo de 2014. Un mes antes, la misma jurisdicción invalidaba un fallo sobre otra dimensión del derecho a la vida privada: el de poder expresarse y desplazarse físicamente sin dejar huellas digitales.

por Jérôme Thorel, enero de 2015

“Una injerencia en los derechos fundamentales de casi toda la población europea” de tan “vasto alcance” que “debe considerarse como particularmente grave”. En efecto, “la conservación de los datos y su ulterior utilización, se efectúa sin que el abonado o el usuario registrado sea informado de ello”, lo que genera “la sensación de que la vida privada es objeto de una vigilancia constante”. Esta condena no proviene de algún alertador desinteresado en posesión de documentos explosivos sobre los programas de espionaje estadounidenses. Procede del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en un decreto del 8 de abril de 2014, que declara “inválida” la directiva europea sobre la conservación de los datos electrónicos, adoptada en marzo de 2006.

Redactado en nombre de la lucha antiterrorista, ese texto orquestaba el fin del anonimato en las comunicaciones digitales, al exigir que los operadores de telefonía y los proveedores de acceso a Internet (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

Locos de desatar

Artículo siguiente

Prisioneros de la movilidad

En este número

Todo el sumario