ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > Prisioneros de la movilidad

En las fuentes de una idea preconcebida

Prisioneros de la movilidad

La ideología dominante se apoya en nociones tan comúnmente admitidas que terminan por librarse de todo análisis en perspectiva. Tal es el caso de la “movilidad”. A primera vista, el término agrupa bajo el estandarte del buen sentido los rasgos destacados de una época donde todo se mueve, todo cambia, todo se desplaza. Analizar lo que esconden las capas de una cebolla, revela, sin embargo, numerosas sorpresas.

por Guillaume Courty, Simon Borja y Thierry Ramadier, enero de 2015

La movilidad sería, según Naciones Unidas, un “motor del desarrollo humano”. En algunas partes se la puede encontrar en la publicidad: “Hello Bank! Un banco móvil como tú”; en otras, se transforma en la divisa de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF): “Libertad, igualdad, movilidad”. “La movilidad será desarrollada tanto para los alumnos, individual y colectivamente, como para los docentes”, explica por su parte la Ley francesa de Orientación y Refundación de la Escuela de 2013.

La movilidad reviste todos los discursos. Se asocia a fluidez, creatividad, accesibilidad para describir proyectos donde se habla de libertad, autonomía, plenitud o dinamismo. Algunos investigadores ven ahí un nuevo concepto, incluso un nuevo paradigma. Personas (estudiantes, empleados, inmigrantes), bienes (mercancías transportadas de una punta a la otra del planeta), cualidades (agilidad, apertura), ideas (políticas, científicas) o informaciones (medios de comunicación, tener un “móvil”, redes): nada se le escapa.

¿Cómo ha llegado a ser (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.