ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > Camerún bajo la amenaza de Boko Haram

Ante la campaña de terror, los límites de la réplica militar

Camerún bajo la amenaza de Boko Haram

por Rodrigue Nana Ngassam, enero de 2015

Flotokol, Kolofata o Kusseri… En Camerún, Boko Haram multiplica los ataques homicidas en la región del Extremo Norte. Lo hace desde el Estado de Borno, en Nigeria, donde controla unas veinte ciudades. Limitadas a actos aislados el año pasado, estas incursiones movilizan hoy a cientos de combatientes. A pesar de los tres mil soldados movilizados, cazabombarderos, tanques y vehículos de asalto, el importante dispositivo que desde abril de 2014 despliega el Gobierno camerunés choca con una poderosa organización que parece fundirse en el paisaje.

A menudo, las incursiones de Boko Haram se acompañan de secuestros, seguidos de peticiones de rescate. La liberación de las primeras personas involucradas, como la familia Moulin-Fournier, secuestrada el 19 de febrero de 2013 en la localidad de Dabanga, a ochenta kilómetros de Kusseri, o el sacerdote francés Georges Vandenbeusch, raptado en Nguetchewe el 14 de noviembre de 2013, no puso fin a la serie. A principios (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.