ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > Australia seducida por China

Un competidor para el tradicional socio estadounidense

Australia seducida por China

Haciéndose eco de las preocupaciones de los países del Sudeste Asiático sacudidos por las ambiciones económicas y territoriales de Pekín, Australia parece mantener su papel de lugarteniente en el marco de la estrategia estadounidense de reequilibrio en el Pacífico. Sin embargo, su inserción económica en la región revela una política mucho más equívoca, marcada por una voluntad de emancipación y su fascinación por China.

por Olivier Zajec, enero de 2015

El 15 de noviembre de 2014, con motivo de la reunión del G-20 en Brisbane, el presidente Barack Obama tomó la iniciativa de reunir a sus homólogos japonés y australiano. En las conversaciones informales que mantuvo con Shinzo Abe y Anthony Abbott se centraron en los problemas de defensa. Estos dos hombres representan los pilares del sistema de seguridad estadounidense en el Pacífico oeste, que también incluye a Taiwán y Corea del Sur. Ambos comparten la misma preocupación por las presiones fronterizas que ejerce China sobre sus vecinos.

La posición de Tokio respecto a Pekín es conocida: sigue estando impregnada de una desconfianza que las tensiones renovadas a propósito de las islas Diaoyu/Senkaku no contribuyen a disipar, a pesar de los vínculos crecientes entre las economías de las dos potencias de Asia Oriental. Por otra parte, el posicionamiento de Canberra, menos comentado en Europa, testimonia un apoyo inquebrantable a Washington, al (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

En este número

Todo el sumario