ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > El amargo balance de la presidencia de Obama

Divisiones raciales en Estados Unidos

El amargo balance de la presidencia de Obama

El 20 de noviembre de 2014, Akai Gurley se unió con Michael Brown a la larga lista de negros asesinados en Estados Unidos por policías blancos. En los días sucesivos, miles de ciudadanos se manifestaron contra estos crímenes impunes, reavivando el debate sobre la equidad de la Justicia. La única respuesta de Barack Obama fue que fueran “perseverantes”, con el pretexto de que “las cosas van mejor” que antes. Los afroestadounidenses empiezan a dudarlo...

por Desmond King, enero de 2015

Dos olas de protestas violentas han sacudido a Ferguson, en Misuri, durante los últimos cinco meses. La primera en agosto, cuando la muerte de Michael Brown, un afroestadounidense de 18 años asesinado por un policía blanco, como la abrumadora mayoría de policías de la ciudad, hizo estallar este suburbio mayoritariamente negro. La segunda en noviembre, tras la decisión de un jurado popular de no imputar al autor de los disparos, Darren Wilson. El movimiento se extendió entonces a todo el país, de San Francisco a Nueva York pasando por Chicago, Seattle, Los Ángeles y numerosas pequeñas ciudades. Automóviles incendiados, saqueos nocturnos, policías blancos a bordo de vehículos blindados enfrentándose con manifestantes negros desarmados: las imágenes de esta revuelta urbana han dado la vuelta al mundo, echando por tierra el mito del “Estados Unidos posracial” del que habría emanado la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca en enero de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo siguiente

Australia seducida por China