ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > Locos de desatar

Un tratamiento psiquiátrico diferente en Italia

Locos de desatar

Los últimos hospitales psiquiátricos judiciales italianos deberán desaparecer en los próximos meses. Esta medida, celebrada por los defensores de la abolición del encierro, pone fin a un largo combate contra los prejuicios sobre la peligrosidad de los enfermos mentales. En Trieste, algunos pioneros practican con éxito enfoques alternativos desde principios de los años 1970.

por Mathilde Goanec, enero de 2015

En Trieste, se dice que el “Bóreas” vuelve loco. Este viento glacial del norte atraviesa todos los años la ciudad, colándose entre los austeros edificios de la plaza de la Unidad de Italia para prenderse de las ramas de los árboles de San Giovanni. En este parque, unos pequeños pabellones verdes constituyen las últimas trazas del hospital psiquiátrico, cerrado a principios de los años 1970 por el médico Franco Basaglia. Para celebrar el cierre del manicomio, enfermos, sanitarios y artistas construyeron entonces un inmenso caballo azul en cartón piedra. Empujado fuera del parque donde vivieron recluidos durante muchos años cerca de mil doscientos “locos”, el caballo simbolizaba el retorno a la vida cívica, la reapropiación de la ciudadanía y el llamamiento a otra psiquiatría.

En 1978, una ley generalizó en todo el territorio la experiencia llevada a cabo en Trieste, ordenando el cierre de todos los hospitales psiquiátricos. Llevó tiempo imponer (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.