ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/01 > Las últimas prisiones para “locos”

Las últimas prisiones para “locos”

por Mathilde Goanec, enero de 2015

Situado en las afueras de la ciudad, rodeado de campos, el hospital psiquiátrico judicial (HPJ) de Reggio Emilia tiene todos los atributos de un establecimiento penitenciario clásico. Por un lado, el centro de detención, que cuenta con ciento cuarenta y cuatro detenidos; por el otro, el HPJ y sus cuarenta y siete “hospitalizados”. En esta parte de la prisión se cuida también a los detenidos que desarrollan, en el curso de su estancia, trastornos psiquiátricos.

En la sección de régimen cerrado, se mantiene a los enfermos en su celda, pues son susceptibles de “descompensarse” en cualquier momento. Uno de ellos grita a los visitantes, detrás de su puerta. “Cometió un crimen violento y luego una serie de agresiones en el interior de la prisión. Hace ya veinte años que está encerrado y no se sabe cuándo saldrá”, cuenta Linda De Maio, jefa de la policía penitenciaria. Los enfermos internados aquí (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

Locos de desatar

Artículo siguiente

Privados de una vida privada