ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/03 > Pakistán busca su lugar en una región agitada

Un pie en Oriente Próximo, el otro en Asia

Pakistán busca su lugar en una región agitada

¿Quién hubiera podido creer hace sólo algunos años que los dirigentes de los dos hermanos enemigos, la India y Pakistán, se encontrarían dos veces en un mes? ¿Y quién hubiera podido imaginar que Islamabad se distanciaría con respecto a su aliado de siempre, Arabia Saudí? Dos ejemplos de lo que está cambiando en este país rodeado por Irán, Afganistán, China, la India y el mar de Omán.

por Jean-Luc Racine, marzo de 2016

En 2015, Pakistán participó en las dinámicas regionales, aunque éstas fueran imprevisibles. El proyecto de un corredor económico entre China y las costas pakistaníes reforzó el eje Islamabad-Pekín. En cuanto a las relaciones con los vecinos afgano e indio, éstas sufrieron sobresaltos ligados, en parte, a la entrada en escena de nuevos dirigentes: Narendra Modi, primer ministro indio desde mayo de 2014, y Ashraf Ghani, presidente afgano desde septiembre de 2014 –mientras que, cuatro meses más tarde, Salman Bin Abdulaziz al Saud accedía al trono de Arabia Saudí–.

En un principio, Ghani tendió la mano a los pakistaníes, antes de sufrir desengaños. El endurecimiento tras la llegada al poder de los nacionalistas hindúes en Nueva Delhi dio paso a una atmósfera más propicia al diálogo, hasta que tuvo lugar el atentado en una base militar india el pasado 2 de enero. Las relaciones con el viejo aliado saudí se complican debido (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.