ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/09 > ¡Ocupar, resistir, producir!

Argentina: El derecho al trabajo antes que el derecho a la propiedad

¡Ocupar, resistir, producir!

Desde la devastadora crisis económica que estalló en Argentina en 2001, cada vez más desempleados ocupan sus empresas en quiebra y las ponen nuevamente en funcionamiento sin sus patronos. Si bien logran producir y autogestionarse gracias a su creatividad y a un amplio movimiento de solidaridad, también reclaman reformas y políticas públicas que apoyen a sus nuevas cooperativas. Más que el derecho a la propiedad, todos invocan el derecho al trabajo.

por Cécile Raimbeau, septiembre de 2005

Veinte de marzo de 2003. Treinta trabajadores despedidos del Hotel Bauen entran desde el aparcamiento a su ex empresa, un hotel cinco estrellas de 20 pisos ubicado en el corazón de Buenos Aires. Inaugurado en 1978 para el Mun­dial de Fútbol, está cerrado desde hace 15 meses. Desde luego, ocuparlo es atentar contra el derecho a la propiedad privada. Pero también es atacar un símbolo del capitalismo ­de­senfrenado impulsado por la dic­ta­dura.

Marcelo, 56 años, 23 de los cuales los pasó en la recepción del hotel, buscó desesperadamente tra­bajo en 2002. Gladys, ex camarera de habitación, ganaba cuatro euros por noche en una agencia de taxis ilegal. Rodolfo, antes empleado de mantenimiento, juntaba material ­reciclable, como decenas de miles de nuevos desempleados que revuelven la basura de Buenos Aires.

La audacia de estos desocupados nada tiene de excepcional en un país donde la tasa de desempleo alcanza el 20%, y el 45% (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.