ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/11 > Los estragos de la pesca industrial en África

BRUSELAS PROTEGE A SUS NAVIEROS

Los estragos de la pesca industrial en África

La Unión Europea, primera importadora mundial de pescado, ha instaurado una Política Pesquera Común (PPC) dirigida a satisfacer las inmensas necesidades de sus consumidores: 22,3 kilos anuales por persona, frente a los 16 kilos de media general. Pese a manifestar su objetivo de “preservación de los recursos naturales”, la PPC promueve unas prácticas industriales altamente destructivas que se imponen en África.

por Jean-Sébastien Mora, noviembre de 2012

Sería un error reducir el agotamiento de los recursos marinos a una “creencia” de los ecologistas. La brutal desaparición del bacalao de los grandes bancos de Terranova a finales del siglo XX, que nadie había previsto, tuvo el efecto de un electrochoque planetario. Desarrollada en el siglo XV por los vascos, la pesca –y luego la sobrepesca– de este gran pez de agua fría ha llevado a lo impensable. En Canadá, pese a la moratoria de 1992, el bacalao nunca más volvió. Y lo que ocurrió en el Atlántico Norte hoy se está produciendo en otros mares. Hoy, los buques más grandes del mundo llegan hasta el límite del Antártico para disputarse los stocks que quedan. En dos décadas, la biomasa de jureles cayó de 30 millones de toneladas a menos de 3 millones en el Pacífico Sur. En el mismo periodo, la población de meros se redujo más del (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.