ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/11 > El órdago catalán

ELECCIONES AUTONÓMICAS

El órdago catalán

Las elecciones autonómicas del 25 de noviembre en Cataluña van a suponer un órdago en toda regla al concepto de España, como nación y como proyecto colectivo. El choque de trenes entre el nacionalismo español y el nacionalismo catalán está servido y no parece que nadie vaya a apartarse, como en el famoso juego del “gallina” (en el que dos coches circulan a toda velocidad frente a frente y pierde quien primero gira el volante). Sobre todo si nos atenemos a un previsible mapa electoral con mayoría absoluta de Convergència i Unió (CiU), una debacle histórica del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y un segundo puesto para el Partido Popular (PP).

por Andreu Mayayo I Artal, noviembre de 2012

El “café para todos” ya es historia. Ahora lo que se necesita es mucha tila, tila para todos, antes que uno de los dos nacionalismos, el español o el catalán, (o los dos a la vez) nos hiele el corazón.

La Transición dejó dos problemas esenciales sin resolver en España: la violencia política en Euskadi y el modelo de Estado. El primero –con demasiada sangre y sufrimiento a sus espaldas– parece que está en camino de pasar página. La solución del segundo cada vez resulta más complicada y la confrontación nos lleva a un callejón sin salida de consecuencias imprevisibles. De la recesión económica saldremos antes o después, con más o menos jirones. No será la economía la que dará al traste a España sino la falta de acomodo de todos en un proyecto común.

El catalanismo político mayoritario se ha definido, históricamente, por la defensa de la democracia en España y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español