ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/07 > Las tunecinas después de la revolución

Las tunecinas después de la revolución

Cuatro años después de la caída de Zine el Abidine Ben Ali, las diferencias en las condiciones de vida entre las mujeres reflejan un Túnez dividido en el plano político, minado por las desigualdades sociales y por las disparidades regionales.

por Florence Beaugé, julio de 2015

Vivían con una imagen: la de la mujer emancipada que gozaba de un estatus único en la región desde la presidencia de Habib Bourguiba. El Código del Estatuto Personal (CEP), adoptado en 1956, las había transformado en una excepción en el mundo musulmán: prohibición de la poligamia, del repudio y de los matrimonios forzados, derecho al divorcio. Votaban desde 1959, podían abortar desde 1973 y varias habían llegado a ser ministras. Zine el Abidine Ben Ali vendía por todas partes esta imagen de “la” mujer tunecina.

Tras la caída del dictador, en enero de 2011, fue necesario reconocer que no había “una tunecina” sino “tunecinas” y, sobre todo, que había una distancia abismal entre los textos y las costumbres. A pocos kilómetros de la ciudad de Túnez, con sus brillantes médicas, abogadas o empresarias, luchan por sobrevivir mujeres analfabetas, cuyo destino son la pobreza, la precariedad y la violencia. En el (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

Geografía del progreso de la condición femenina

Miniatura del mapa

Otros mapas

Todos los mapas