ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/07 > Panait Istrati, el rey de los vagabundos

Literatura

Panait Istrati, el rey de los vagabundos

Forma parte de los escritores poco comunes y apreciados que han hablado sobre los marginales y han elegido estar del lado de los pobres. Panait Istrati, autodidacta nacido en Rumanía, dio aires líricos a la literatura francesa. Inclasificable e intrépido, nunca renunció a creer que la revolución debía llevarse a cabo bajo el signo de la infancia.

por Sébastien Lapaque, julio de 2015

Resulta extraño que un escritor no se haya comprometido nunca, de forma duradera, con ningún partido, que se haya esforzado por no participar en ninguna camarilla. El artista capaz de apartarse del “orden degradante de la horda”, retomando la expresión de Pier Paolo Pasolini en sus Escritos corsarios, se arriesga a ver cómo su descarada soledad pasa factura a su obra, sobre todo después de su muerte. Puede suceder que, durante años, ningún editor se sienta responsable de ésta, ningún universitario sienta que es su guardián y ninguna patria, su legataria universal.

Éste fue el destino póstumo de Panait Istrati, autor de Kyra Kyralina (1923), de El tío Anghel (1924) y de Los cardos del Baragán (1928). Nacido en Rumanía, cerca del delta del Danubio, el 10 de agosto de 1884, este europeo errante, hijo de una lavandera rumana y de un contrabandista griego, escribió lo más esencial de su obra (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.