ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/07 > El ser humano no ha hecho siempre la guerra

Desmontar el mito de una Prehistoria salvaje y bélica

El ser humano no ha hecho siempre la guerra

¿Es la violencia de los seres humanos algo innato o está condicionada por el contexto? Actualmente, gracias a las investigaciones antropológicas y arqueológicas se puede responder un poco mejor a esta pregunta que dividió a los filósofos más importantes. Parece que la guerra surge por primera vez con el nacimiento de la economía de producción y con el cambio radical de las estructuras sociales del Neolítico hace unos diez mil años.

por Marylène Patou-Mathis, julio de 2015

Existen dos hipótesis radicalmente opuestas sobre la cuestión de la violencia del ser humano. El filósofo inglés del siglo XVII Thomas Hobbes pensaba que la “guerra de todos contra todos” existía desde el principio de los tiempos (Leviatán, 1651). Para Jean-Jacques Rousseau, el hombre salvaje estaba poco sujeto a las pasiones y fue empujado al “estado de guerra más horrible” por la “sociedad naciente” (Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres, 1755).

Tanto para los antropólogos evolucionistas como para los prehistoriadores del siglo XIX y comienzos del siglo XX, la imagen del hombre prehistórico “violento y guerrero” tiene sus orígenes en una creación erudita y ha quedado grabada en las memorias favoreciendo la hipótesis según la cual la humanidad habría experimentado una evolución progresiva y unilineal. A partir del reconocimiento de los hombres prehistóricos en 1863 se ha vinculado su aspecto físico y su comportamiento (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.