ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/11 > La versión del libre comercio del Pacífico

Estados Unidos espera poner freno al poder de China

La versión del libre comercio del Pacífico

El Acuerdo Transpacífico de Libre Comercio, concebido por Estados Unidos, “estaría incompleto sin China”, manifestó, para sorpresa de todos, el viceministro chino de Finanzas el pasado octubre. Por el momento, Washington ha convertido este pacto en un arma para contener al gigante asiático. Pekín, por su parte, mantiene las distancias y prefiere lanzar su propia alianza. Hay razones para creer que las dos capitales evolucionarán en paralelo.

por Martine Bulard, noviembre de 2014

El 31 de julio pasado, al rechazar el acuerdo ideado por los expertos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre los productos agrícolas, el nuevo primer ministro indio, Narendra Modi, anunció al mundo el certificado de defunción de la Ronda de Doha, ya moribunda. Evidentemente, el objetivo –seguir subvencionando los cereales– es ante todo interno. Pero si el caso ha hecho ruido –cuando no es el primer veto de la India– es porque las oposiciones a las pretensiones de la OMC se hacen cada vez más numerosas, ya que los países emergentes se alían en función de sus intereses contra los países más poderosos. La máquina de liberalizar está en gran medida bloqueada.

Para contrarrestar, los países occidentales (y las multinacionales) han optado por tratados de libre comercio bilaterales (Unión Europea-Canadá, Estados Unidos-Corea del Sur) y, sobre todo, por zonas geográficas: el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión entre Estados (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

Un océano en el centro del juego

Miniatura del mapa

Otros mapas

Todos los mapas